MAGO JOEL DE CUBA

"En la calle hay magia"

“Desde que salí de Cuba estoy viviendo una segunda juventud”

Javier Villaverde, Madrid

 

El Mago Joel de Cuba, Joel Hernández, (La Habana, 38 años) aprendió magia por su cuenta desde los diez años en las calles del modesto barrio habanero de Lawton, una zona lejos de los lugares más visitados de la capital cubana como La Habana Vieja. Sus trucos le han llevado a muchos sitios: pequeñas discotecas de La Habana, calabozos de las comisarías de la capital cubana por hacer magia a los turistas en la calle, el escenario de Got Talent, donde llegó a la final de Got Talent España 2017 y fue el ganador del Got Talent Magic, y a Lanzarote hace pocas semanas. En cualquier lugar le acompaña la música cubana `timba ́ que se caracteriza por la alegría que transmiten sus ritmos. Escucha grupos cubanos como `Gente de zona ́. `Los 4 ́, `Los Van Van ́ o `El Negrito yEl Koquito ́.

Joel se casó con una mujer catalana para conseguir el permiso con el que salió de Cuba en 2014. Ahora está divorciado. Este fan del baseball e hincha de los New York Yankees desprende un aire relajado, como si no tuviera preocupaciones. “Me estresaré el día que no tenga para pagar el alquiler. Si no mi único estrés es traer a mi familia aquí”. Su padre, su hermana, su sobrino y algunas tías y primos todavía viven en Cuba. Habla con ellos “cuando ellos pueden porque allí se accede pocas veces a internet”.España es una etapa feliz en su vida. “Desde que salí de Cuba estoy viviendo una segunda juventud, haciendo las cosas que no pude hacer allá.

Joel habla sosegado con una voz potente de sus inicios y sus detenciones: “Si no tenía dinero para darle al policía me arrestaba. Si era viernes podía tirarme hasta el lunes porla mañana preso”. Ahora vive en el barrio madrileño de Chamberí aunque es del Barça en su segundo deporte: el fútbol. Su tiempo libre no lo planifica. “Suelo trabajar de noche y me despierto tarde. Doy un paseo, veo mi serie de Netflix, ahora estoy con `Elperfume ́, o pongo vídeos de otros magos. Lo que me apetezca”. Su representante, Milans del Bosch, asegura que improvisar es parte de su personalidad: “Siempre ha sido autodidacta y no necesita organizarse para aprovechar los días”.

Su trabajo se resume en dejar boquiabierta a la gente con sus trucos. Actúa en ciudades españolas y en festivales internacionales de magia como el celebrado en 2018 en Rusia. Milans del Bosch cuenta que tiene una conexión con el público especial que no tienen otros magos. En parte porque no siente vergüenza y porque disfruta viendo al público disfrutar. En sus shows muchas veces antes de finalizar un truco, el Mago Joel de Cuba pide a su público: “Disfruten esto”.

El restaurante cubano La Colonial del centro de Madrid es uno de los favoritos de “el mago”, como le llama Milans del Bosch. Joel entra sonriente, saluda afectuoso a la camarera, después al hombre tras la barra, se preguntan si todo va bien y comenta:“después les hago un truco”. Los camareros sonríen. Le acompaña Milans del Bosch y su primo y ayudante Alexis Montesinos, un año mayor que él, que ríe mientras cuenta:“Nunca se cansa de hacer magia. Ha habido noches que me hace trucos solo a mí durante dos horas hasta que le digo: `primo, no puedo con más magia ́”.

Joel no deja que nadie cambie ningún detalle de su espectáculo. Milans del Bosch lo explica: “No puedes comentarle: podrías cambiar esto o mover esto otro. No. Él evoluciona, inventa trucos nuevos, se inspira en magos como Lance Burton pero todo desde su reflexión personal. No le gusta que opinemos sobre su show”. Su primo Montesinos lo confirma: “Él tiene claro lo que quiere ofrecer al público. No le gusta que le aconsejen”.

Alexis y Joel han estado muy unidos desde su infancia. Joel dejó de ir a las fiestas de cumpleaños de los amigos donde no había un mago. “Empezó a practicar solo y luego venía a hacernos el truco”. El mago se enorgullece al recordar su niñez: “Viví una infancia de verdad, no como las de ahora, en la calle jugando al baseball, al fútbol con balones desgastados y en la playa. Alguna vez perdíamos clase para darnos un baño y mi madre me pillaba. Al frotar mi piel veía la sal”.

El Mago Joel de Cuba cuenta que se siente muy a gusto en Chamberí, el barrio del centro de Madrid donde vive. Aunque de noche “prefiero los bares de Ponzano que las discotecas más de postureo como el Opium, allí no estoy tan a gusto”. Tras disfrutar en La Colonial de una carne borracha con congri, una especie de plato de carne y arroz típico cubano, y de un batido Guayaba, una fruta tropical con forma de pera, Joelrecuerda otro lugar cubano emblemático de Madrid: la Negra Tomasa. “Me encantabailar allí. La música cubana y el ambiente es buenísimo. Me gusta ir donde haya gentenormal que simplemente la pase bien”.

Al salir del comedor del restaurante se para en la barra y avisa a los camareros: “Vamos a hacer el truco que les prometí”. Dos clientes miran tímidos. “Acérquense, vamos a hacer magia”. Joel muestra una baraja, uno de los clientes tiene unos 40 años, elige el cuatro de diamantes y lo introduce en medio de la baraja. El Mago Joel de Cubacontinúa: “Vamos a mandar a la carta subir”. Tras un ligero toque descubre la primeracarta de la baraja: un cuatro de diamantes. Mientras el resto ríe o suspira Joel avisa: “eso no es todo. Si pedimos a la baraja cambiar, la baraja cambia”. Segundos después nos enseña una baraja repleta de `cuatros ́ de diamantes. Joel sonríe y advierte: “Pero podemos hacer que vuelva la baraja”. Tras un par de sutiles gestos por encima de lascartas la baraja vuelve a ser normal, con un solo cuatro de diamantes. Al ver la baraja el cliente se lleva las manos a la boca, mira a Joel a los ojos y suelta: “eres increíble”.

Fotos mago Joel

Videos mago Joel


Fotos y videos del mago joel de cuba